Gran acogida en el Festival de San Sebastián del largometraje «Basilio Martín Patino. La Décima Carta»

Presentación La décima carta

Dirigido por Virginia García del Pino y producido por Pantalla Partida y Tierravoz Producciones, se estrenó el 25 de septiembre en la sección Zabaltegi.

Así, el director salmantino y su película Nueve cartas a Berta volvieron al Festival donde obtuvieron la Concha de Plata en 1966 gracias a un retrato documental que explora la trayectoria de este creador excepcional de nuestro cine e indaga sobre qué queda de aquel estudiante rebelde que, ahogado por el régimen franquista, se planteaba su futuro. Con la intención inicial de escribir la décima carta de aquella ópera prima, nos acercamos a la vida del cineasta e, inevitablemente, a la realidad española de estos últimos 60 años.

Rodada durante casi un año, la directora ahonda en los motivos íntimos del cine de Martín Patino y el valor imprescindible de sus títulos creados en la clandestinidad –Caudillo (1974), Canciones para después de una guerra (1976), Queridísimos verdugos (1977)-, que con una inédita modernidad marcaron una excepción en nuestro cine y señalaron un camino diferente a distintas generaciones de cineastas españoles.

La película incluye fragmentos de otras películas de Basilio Martín Patino, como su fantástico cortometraje Torerillos (1961) o materiales inéditos del inmenso y sorprendente archivo personal que aún conserva Basilio Martín Patino, recopilado durante décadas por todo el mundo. Valiosos metrajes ocultos que se unen a otros materiales del cineasta para dibujar un retrato sincero y brillante.

Virginia García del Pino (Barcelona, 1966) es licenciada en bellas artes y directora de proyectos del Máster de Documental Creativo de la UAB. Con un trabajo como videoartista cercano al documental, con títulos como Lo que tú dices que soy (2007), Mi hermana y yo (2009) o El jurado (2012), ha logrado un amplio recorrido en festivales (FID Marsella, Punto de Vista, FIC Valdivia, etc.), museos y centros de arte contemporáneo. Su obra se incluyó en el necesario programa de cine experimental Del éxtasis al arrebato, 50 años del otro cine español o en el Spanish Non Fiction que se presentó en el Anthology Film Archives de Nueva York.

Esta película, producida por Pantalla Partida –La herida (Fernando Franco, 2013), Mapa (León Siminiani, 2012), Buenas noches España (Raya Martin, 2010)- y Tierravoz –La Extraña Elección (Carmen Comadrán, 2014), Concejo abierto (2012), A zancadas (2006)-, cuenta en su producción con el apoyo de ICCA, Canal Plus y Paramount Channel, junto al trabajo e interés incondicionales de la Fundación Basilio Martín Patino, Filmoteca Española y Filmoteca de Castilla y León.

Este es el primer largometraje documental de la serie CINEASTAS_CONTADOS, presentada en el Festival de San Sebastián 2013, que busca poner en valor nuestro cine a través de retratos documentales de nuestros directores veteranos, como Basilio Martín patino, Pedro Almodóvar, Paco Regueiro, Enrique Urbizu, Carlos Saura o José Luis García Sánchez, gracias al trabajo creativo de jóvenes directores como Borja Cobeaga, Virginia García del Pino, Jonás Trueba, Félix Viscarret, Javier Rebollo o Daniel Sánchez Arévalo. Una oportunidad urgente e histórica para el reconocimiento y el diálogo intergeneracional en nuestro cine, que busca desarrollarse en el tiempo con nuevos nombres, para dar voz a todos nuestros cineastas.

Han dicho:

«Patino es aquí un personaje en sí mismo, más que un director retratado, y lo interesante del trabajo de García del Pino reside en el acercamiento a su persona abstrayéndose de muchos de los motivos por los que se le reconoce. Es una propuesta muy atractiva fundamentada en la idea del relato entre cineastas» .
Quim Casas, Diario del Festival de San Sebastián

«…una de las citas imprescindibles de este Zinemaldia era tantear su primera entrega (de Cineastas Contados), La décima carta, el documental de Virgina García del Pino con Basilio Martín Patino, un acercamiento a su obra que con gotas de ensayo cinematográfico pero que se aleja de la estructura documental convencional, apostando un retrato íntimo, nada forzado y honesto, que esquiva las vicisitudes de la edad de su protagonista con tanto cariño como admiración.»
Antonio M. Arenas, Revista Magnolia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*